TELDE

SUS VALORES ARQUEOLÓGICOS, HISTÓRICOS,

ARTÍSTICOS Y RELIGIOSOS

Dr. D. Pedro Hernández Benítez

(Edición Crítica) 2002

 

        Cuando en mayo de 2000 recibimos del M.I. Ayuntamiento de la ciudad de Telde, el encargo de realizar la edición crítica y comentada de la obra del Dr. D. Pedro Hernández Benítez, Telde, sus valores: arqueológicos, históricos y religiosos, publicada en nuestra ciudad en 1958, inmediatamente sentimos la necesidad de meditar muy detenidamente los pros y los contras de esa ardua labor.

        Conveníamos en señalar la importancia de la figura del cura párroco de San Juan Bautista en su doble dimensión, la sacerdotal y la de humanista consagrado a la investigación del pasado insular. Como hijo de su tiempo, su personalidad se forjó en medio de profundas tensiones sociales e ideológicas que desembocaron en no pocos posicionamientos y pronunciamientos radicales, comunes a todos sus coetáneos.

        Los años que Hernández Benítez dedicó a la búsqueda de objetos arqueológicos y de documentos escritos ocuparon tres décadas de su aparente longeva existencia, pero debemos restar de esta última los casi diez años finales ocupados por una larga y penosa enfermedad que lo sustrajo de toda actividad laboral.

        Si a D. Pedro se le puede reprochar su intransigencia dogmática, que por aquel entonces era motivo de orgullo para cualquier clérigo que se preciara de tal, también debemos ponderar sobre manera sus ansias de conocimiento, y la búsqueda incansable de la verdad histórica. Así como su defensa a ultranza del rico patrimonio arqueológico e histórico-artístico del municipio teldense y del resto del Archipiélago Canario.

        Ya hemos dejado escrito en otros lugares que el autor de Telde... era conocedor de sus propias limitaciones y por ello intentó con todos los medios a su alcance subsanar tales deficiencias académicas con los certeros consejos de los más grandes especialistas en los temas objeto de sus dudas. No obstante, no debemos olvidar que era Doctor en Teología, grado adquirido con las máximas notas que licenciado alguno pudiera obtener en los estudios eclesiásticos. Su apego a la lectura y sus dotes naturales para la autodisciplina, el esfuerzo sin desmayo, y el gusto por el trabajo bien hecho, además de sus profundos conocimientos en dialéctica y oratoria, pronto lo hicieron acreedor del respeto y la admiración de personajes de prestigio tan irrefutables como el Dr. Wolfel o el Dr. D. Elías Serra Rafols, entre otros.

        El lector podrá comprobar la alta consideración que el equipo investigador de la actual edición crítica ha tenido para con la obra magna de nuestro investigador local. Si aceptamos el reto, lo hicimos pensando en homenajear al Dr. Hernández Benítez, de la forma y manera que él hubiese deseado: estudiando profundamente cada capítulo e intentando poner al día los extensos y profundos conocimientos allí vertidos por su autor. No ha de extrañar que las notas a pie de página sean tan numerosas, puesto que las llamadas ciencias sociales, entre las que se encuentran la arqueología, la etnografía y la historia, están en continua evolución, máxime en Canarias, donde en los últimos cincuenta años se ha investigado y publicado más que en los cuatrocientos cincuenta años anteriores. Todo ello sumado a la interdisciplinidad nos permite arrojar luz sobre parcelas históricas vetadas a las generaciones anteriores. El mundo de la informática, igualmente, sirve al investigador actual a acceder a fondos documentales, antes inimaginables.

        El Dr. D. Pedro Hernández Benítez es un referencial para todos los que nos dedicamos a investigar en el pasado insular. Todos hemos leído y comentado sus numerosos trabajos publicados en periódicos locales, revistas especializadas, actas de congresos, separatas o libros de variado número de páginas. En algunos hemos notado que el Dr. Hernández, no siempre cita comprobando in sito las fuentes, sino que confiando en su memoria hace comentarios sobre éste o aquel autor, no siempre ajustándose a lo que las fuentes mantuvieron en un principio. A veces también trueca las citas y su relación con el autor de las mismas, guiado sin duda alguna por una falta de comprobación posterior.

        El libro Telde, sus valores: arqueológicos, históricos, artísticos y religiosos, supuso en 1958 uno de los grandes aciertos bibliográficos de la historia local. Pocas ciudades podían contar entonces, y tal vez ahora suceda otro tanto, con una miscelánea en donde se analizaran la arqueología, etnografía, patrimonio histórico-artístico, toponimias, etc. Por ello debemos valorar en su justa medida los desvelos de Hernández Benítez para con su ciudad de adopción, y sentimos orgullosamente herederos de su quehacer como amante del pasado.

        El conjunto de investigadores que ha realizado la presente edición son todos oriundos de Telde, licenciados por las Universidades Canarias de San Femando de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria. Esta coincidencia fue buscada a posta, pues de alguna manera deseábamos ofrecer el fruto del trabajo en equipo de las nuevas generaciones de investigadores a aquel que abrió las puertas al conocimiento de nuestra rica historia local.

Antonio Mª González Padrón

Cronista Oficial de la Ciudad de Telde

 

 

Edita:    

M.I. Ayuntamiento de Telde

Coordina la Edición:

Antonio Mª González Padrón

Textos: 

Palabras previas y bibliografía: Antonio Mª González Padrón

Libro I: Francisco Mireles Betancor y Ángel Rodríguez Fleitas

Libro II y Anexo I: Amara Florido Castro y Germán Jiménez Martel

Libro III: Juan Ismael Santana Ramírez

Anexo II: Carmelo José Ojeda Rodríguez

Imprime:

Linca, S.L.

Depósito legal:

G.C. 662-2002

ISBN:

84-89104-50-6

 

Esta edición se ha realizado dentro del Programa del 650 Aniversario de la Fundación de la Ciudad de Telde (1351-2001)